Columna Estado Principal

La irresponsable conciencia social

Editorial / Ventanaver. Boca del Río, Ver., 01 de marzo de 2021.- Una vez más la inconciencia social se vuelve hacer presente en un México indiferente e irresponsable, está fotografía tomada en playas de Boca del Río el domingo 28 de febrero retrata esa condicionante social, la que en medio de una crisis sanitaria global es tirada por la borda solo por el simple hecho de salir del confinamiento que obligadamente nos debemos imponer para salir de la crisis sanitaria por SARSCov2 o Coronavirus.

Miles de veracruzanos y turistas de diversos estados cercanos a Veracruz (Puebla, Tlaxcala, CDMX) abarrotaron las playas porque así se los dicta su conciencia, porque llegó la temporada de calor y porque primero es el disfrute familiar y el esparcimiento.

La batalla cruzada por miles de enfermeras (os), médicas (os) heroicos que han tenido que sacrificar familia e incluso sus vidas, tirados al cesto de la ignominia, ante una autoridad federal, estatal y municipal permisible a dichas acciones.

No existe campaña gubernamental que este alertando de evitar salir como horda nómada en busca de nuevos territorios a las playas, ríos, lagunas del Estado o del país para evitar nuevos brotes de contagios.

La política sanitaria implementada por el Gobierno Federal queda nuevamente desnudada, por el grado de irresponsabilidad pública al no imponer sanciones o restricciones obligatorias, con la finalidad de parar los contagios y los miles de muertos que ya rebasan los 185 mil.

Mientras en naciones como Nueva Zelanda sus autoridades se imponen nuevos periodos de confinamiento forzoso para evitar la proliferación de variantes como la británica o la brasileña, en México, su presidente el señor López se concentra en apapachar al pueblo con la entrega de millones de pesos tirados a la basura mediante los denominados Programas del Bienestar, los que habrán de zanjar más la brecha entre la pobreza y la clase media.

Esa clase media que pretende ser aniquilada por el Estado, para así mantener el control total de la población, a la cual mientras más jodida se encuentre, más manipulable habrá de ser.

Ahora habremos de esperar la nueva ola de contagios, la nueva saturación de hospitales y desgraciadamente un nuevo repunte en el número de muertos.

La irresponsable inconciencia social de los mexicanos parece una historia de nunca acabar.